Carta Abierta a Gabriel Arias por Copa América 2019

Estimado Gabriel,

Eres el arquero de la selección. Hecho latente. Estas defendiendo los colores de la bandera, heredando con orgullo los guantes de los que estuvieron antes que tú. La responsabilidad es grande, y no me imagino lo difícil que debe ser.

Sumado a eso, se habla de la “sombra de Claudio Bravo”, una suerte de recuerdo colectivo que cubre con nostalgia el pasado reciente. Es inevitable que suceda. Cuando un jugador marca tanto a una generación, le regala tantas alegrías a un pueblo, es imposible olvidar su legado de golpe y porrazo. Sé que lo entiendes y lo respetas. Y eso ya te hace grande.

Ahora bien, más allá del amor que existe por Bravo, quiero que sepas que no se justifican las críticas hacia ti, y mucho menos hacia tu familia. Eres el arquero de la selección, pero antes que eso eres Gabriel, y por eso mereces respeto. No pesques a los que te critican por tu rendimiento. Quizás no has brillado como en Racing, pero has cumplido tu papel. Tus nervios solo demuestran lo mucho que te importa esta camiseta, y tus temores confirman el honor que sientes por defender este escudo. Eso se agradece, eso es de crack.

Las críticas seguirán cayendo de parte de aquellos que al enviudar son incapaces de seguir adelante. Es posible que Claudio vuelva en el futuro, pero ahora eres tú el que está en los palos, y el apoyo es incondicional. Eres tú el heredero del Sapo, Escuti, Osben, el Cóndor, Tapia, el Superman y el mismo Bravo. Tú eres el encargado de cuidar el arco sagrado de la Selección Nacional. Y como responsable de la protección, tienes todo el aguante y apoyo de la hinchada, y también de tu familia. Ellos son los que más que más te bancan; ellos son los que más te conocen; y ellos son los que más van a disfrutar el día en que se acaben las críticas, y junto a este equipo que respira aguante, levanten, Dios quiera, la Copa del Tricampeón.

¡Todo el apoyo del mundo Gabriel y gracias por defender el arco de nuestra ilusión!

#Puntete
#LasRojasDeChile

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *